“Dale un Chance”, el programa de inversión social de APAP muestra su primera cosecha de profesionales.

Kiana Díaz impresiona por su extrema juventud. Sonríe y declara con inocencia: “Todo lo que quería era servir e influir positivamente en los demás”. Hace 4 años entró al programa  “Dale un chance”, de la Asociación Popular de Ahorros
y Préstamos (APAP) y a través de éste al mundo de la banca. Al final resultó una de los 3 seleccionados por su excelente desempeño en la pasantía laboral, lo que le valió una beca para estudiar ingeniería industrial en la PUCMM.

“Todo lo que quería era servir e influir positivamente en los demás”, sostiene convencida Kiana Díaz

En su casa todos la apoyan y hasta se ha convertido en un modelo de superación para los más pequeños de la familia. ¿Cómo se ve a sí misma dentro de 5 años? “Creciendo”, es su respuesta segura, y su mirada serena reafirma la confianza en el futuro.

Una verdadera oportunidad

Él lo percibe como un proceso arduo y extraordinario. Sus colegas en APAP lo ven como un ejemplo de superación. Lo cierto es que Alexander Félix Ogando, joven procedente de una familia de escasos recursos, permanece enfocado en su aprendizaje desde que fue uno de los 12 seleccionados en la primera promoción del programa “Dale un chance” en 2011. Seis días antes de entregar su tesis la vida lo premió: fue contratado en APAP.

La intersección de la oportunidad con tu preparación es a lo que llaman suerte”, sentencia. Su desempeño le otorga la posibilidad en APAP de acceder el próximo año a una maestría en el área de Calidad.

Se considera un APAPsionado (término utilizado en APAP para representar el sentido de pertenencia de sus empleados) de la calidad y los valores en el ambiente laboral. Su familia no escatima sacrificios para dar una vida digna a sus hijos y lo apoya siempre. Él agradece y encuentra que, con esfuerzo y manteniéndose enfocado, la existencia puede ser maravillosa.

Agentes económicos activos

Desde ya el programa de inversión social de la entidad financiera exhibe con orgullo su primera cosecha de jóvenes profesionales, integrados en las distintas áreas del negocio de APAP: Kiana Díaz, ingeniera industrial, graduada con honores en la PUCMM, en la ceremonia de graduación del pasado 12 de septiembre; y Alexander Feliz, graduado de ingeniero industrial en INTEC, el pasado 10 de octubre.

“Ambos, nos honra comunicarlo, forman parte de nuestro valioso capital humano. Kiana Díaz, con tan sólo 21 años de edad, trabaja en el departamento de Calidad, de la Vicepresidencia de Calidad y Capital Humano; y  Alexander Feliz, con 23 años, trabaja para el departamento de Control Interno, en la Vicepresidencia de Riesgo”, dice Gustavo Ariza, vicepresidente de APAP, con evidente orgullo.

“Indudablemente, Kiana y Alexander, por solo hacer referencia a dos de nuestros pasantes recién graduados, se han convertido en agentes económicos activos, con una marcada formación en valores”, subraya Ariza.

“Este programa es una iniciativa fundamental en nuestro modelo de Gobierno Corporativo; promueve la superación personal, el empoderamiento y la movilidad social de jóvenes bachilleres con excelencia académica”, agrega convencido.

Inversión considerable

Hasta la fecha y desde los inicios del programa en 2011, APAP ha depositado RD$38.5 millones en el Fondo de Becas Dale un Chance manejado a través de convenios con las prestigiosas universidades INTEC, PUCMM y UNAPEC para la cobertura 100% de las becas otorgadas a los jóvenes meritorios que aprueban la pasantía laboral de 12 semanas en la entidad financiera.

Ya suman 68 los estudiantes provenientes de escuelas públicas y de zonas geográficas con escasas oportunidades, que tienen el chance, gracias a su dedicación, entrega, integridad y ánimo de desarrollo, de cursar gratuitamente estudios superiores en las más prestigiosas universidades del país y abrirse camino hacia un futuro promisorio.

Además de promover la movilidad social de jóvenes talentos, “Dale un Chance” contribuye a crear capital social para la industria financiera. Los 17 pasantes de la promoción 2015 inician en enero 2016 sus carreras universitarias en áreas vinculadas con las finanzas.

De los 51 estudiantes incorporados a las pasantías de APAP entre 2011 y 2014, 36 de ellos cursan carreras afines a la banca. Cientos de horas de pasantía laboral, han permitido a estos jóvenes reafirmar sus capacidades conociendo el funcionamiento de una institución financiera, tomando decisiones y puliendo su vocación de liderazgo.

El poder de las alianzas

Dale un Chance es producto de una alianza de voluntades ejemplar. La entidad se apoya en los valiosos aportes de instituciones aliadas como INTEC, PUCMM, UNAPEC, Fe y Alegría, Microsoft, Carol Morgan, Cámara Americana de Comercio, Politécnico Nuestra Señora de las Mercedes, Escuela Hogar del Niño, Fundación Siempre Más, entre otras.

Asimismo, el Voluntariado APAP, integrado por empleados de la entidad financiera, juega un papel determinante durante la pasantía laboral de estos jóvenes.

“Dale un Chance es verdadera inclusión social, desarrollo y bienestar individual”, sentencia Gustavo Ariza.