Alexander Félix

Él lo percibe como un proceso arduo y maravilloso. Sus colegas en APAP lo ven como un ejemplo de superación. Lo cierto es que Alexander Félix Ogando; joven procedente de una familia de escasos recursos, permanece enfocado en su aprendizaje desde que fue uno de los 12 seleccionados en la primera promoción del programa “Dale un chance” en 2011. 

Seis días antes de entregar su tesis la vida lo premió: fue contratado en APAP. 

“La intercepción de la oportunidad con tu preparación es a lo que llaman suerte”, sentencia. Sus resultados le otorgan la posibilidad de acceder el próximo año a una Maestría y se decidió por estudiar Calidad. Se considera un APAPsionado de la calidad y los valores en el ambiente laboral. 

Su familia no escatima sacrificios para dar una vida digna a sus hijos y lo apoya siempre. Él agradece y encuentra que, con esfuerzo y manteniéndose enfocado, la existencia puede ser maravillosa. Se despide afable y vuelve a concentrarse en sus obligaciones laborales