Kiana Díaz

“Todo lo que quería era servir e influir positivamente en los demás”.

Kiana Díaz impresiona por su extrema juventud. Sonríe y declara con inocencia: “Todo lo que quería era servir e influir positivamente en los demás”.

Hace 4 años entró al programa “Dale un chance”, y a través de éste al mundo de la banca. Al final resultó una de los 3 seleccionados, lo que le valió una beca para estudiar en la PUCMM.

Tan joven y en una institución como APAP ¿Como llegaste acá?

Llegue hace 4 años en el 2011. Primero haciendo una pasantía laboral, como estudiante egresada de un liceo técnico profesional.
Dale un chance es un programa que inicio con mi promoción.

En vez de trabajar, fue mas un proceso de aprendizaje. En esas 6 semanas, lo que hice fue aprender. Y como que hubo buena aceptación por parte de los empleados. Ninguno se cerraba a preguntas, ni nada por el estilo.

Fue una experiencia única y tuvo resultados excelentes.

¿Al mismo tiempo entraste a la universidad?

No, al final del programa alguien iba a ser agraciado con una beca en la PUCMM para la carrera que deseara estudiar. Al final nos premiaron a tres y fui agraciada con una de las becas.

Pero no tan solo obtuve la beca, sino que tuve un mayor enfoque para mi vida en el futuro. Porque en un principio yo estaba como que debatida entre dos carreras, que eran medicina o ingeniería industrial.

Quería estudiar medicina por lo que pudiese hacer por otra persona siendo doctora, pero después que entré aquí me di cuenta que no es la única carrera que me ayudaría a influir de manera significativa en otros, de forma positiva.

Incluso en ese mismo trayecto en el que estuve aquí me tocó ir a UNIBE a una entrevista para una beca en Medicina y yo deserté.

Pero yo no sabía tampoco que me iba a ganar la de aquí, sino que dije no. Estudiaré Ingeniería Industrial porque me gustaba.

¿Cómo se ve a sí misma dentro de 5 años? 

Creciendo.

Recién graduada, se integró al equipo de trabajo de APAP. Desde el comienzo sus expectativas fueron superadas ampliamente. El apoyo que recibe de todos le permite dar pasos seguros, identificarse con la cultura de trabajo y sentirse desde ya una APAPsionada.

En su casa todos la apoyan y hasta se ha convertido en un modelo de superación para los más pequeños de la familia.